Una Guía Completa sobre la Moderación del Tráfico

Ver versión in English
en français

Cómo crear calles más seguras y fomentar la conducción responsable

Vía congestionada llena de taxis
Las vías no siempre están diseñadas para peatones o ciclistas.

Durante el siglo 20, los urbanistas priorizaron el flujo rápido y sin obstrucciones del tráfico de vehículos motorizados. Los vehículos fueron dueños y señores. Es sólo en las últimas décadas que las comunidades han empezado a acoger espacios más balanceados que fomentan caminar, montar bicicleta y la interacción social en exteriores.

Aquí miraremos cómo las estrategias de moderación del tráfico crean calles más seguras para todos.

¿Qué es la moderación del tráfico?

La moderación del tráfico es una estrategia de diseño de vías que fomenta la conducción más atenta y responsable. Usa ambientes ricos sensorialmente para reducir las velocidades de los vehículos—y para promover hábitos seguros entre todos los usuarios de la vía.

¿Por qué funciona? El diseño de moderación del tráfico fuerza a los conductores a poner más atención a todo su ambiente de conducción—sea que lo conozcan o no—para determinar su comportamiento al manejar. Factores como las condiciones de la vía, las obstrucciones, la distancia de visión y la presencia de peatones pueden impactar seriamente la seguridad de la vía. Las estrategias para la moderación del tráfico se usan para crear ambientes donde los comportamientos de conducción más convenientes son también los más seguros.

Los paisajes urbanos modificados pueden ayudar a lograr un rango de objetivos comunales, tanto funcionales como estéticos, para el beneficio de todos los usuarios de la calle. La moderación del tráfico es especialmente vulnerable en áreas con alta actividad peatonal, como las congestionadas calles del centro, los distritos comerciales, espacios para usos varios, calles/bulevares recreacionales y áreas alrededor de los centros de transporte.

Cuando se implementa efectivamente, la moderación del tráfico puede traer un rango de resultados positivos:

  • Calles más seguras
  • Ruido de tráfico reducido
  • Actividad económica local aumentada
  • Espacios acogedores para peatones y ciclistas
  • Acceso universal aumentado
  • Embellecimiento y revitalización de la ciudad

Ancho de la calle y el carril

Uno de los medios más naturales para fomentar la conducción más lenta es reducir el ancho de los carriles, ya que los carriles más angostos requieren más concentración y una conducción precisa. La forma más fácil de disminuir los carriles de tráfico es mover las marcas del pavimento, pero las vías también pueden ser físicamente alteradas creando oportunidades para aceras más anchas y carriles para bicicletas o el tránsito del público.

Los estrechamientos son una forma popular de disminuir una vía. Un Estrechamiento, también conocidos como angostamientos o bulbos, pueden ser instalado en las intersecciones o en el medio de la cuadra. Los estrechamientos con frecuencia se usan para definir bahías de estacionamiento al lado de la calle, en paralelo o diagonal. Ellos también reducen la distancia para el tráfico peatonal que cruza las calles.

Esquina de acera extendida cerca de una calle concurrida
Los extensores de aceras son un método de moderación del tráfico para reducir la velocidad de los conductores.

Las extensiones de aceras pueden ser usadas para proveer espacio para armonizadores como bancos, arboles, farolas y kioscos. Cuando se usan para tener bahías de estacionamientos, los ángulos de extensión afectarán el acceso vehicular—los ángulos cerrados requieren estacionar en paralelo, mientras que los ángulos rectos proveen espacio para entrar en reversa.

Una serie de estrechamientos en ambos lados de una calle
Las chicanes fuerzan a los vehículos a zigzaguear alrededor de los obstáculos, disminuyendo la velocidad del tráfico.

Cuando los estrechamientos se instalan en serie, alternando entre cualquiera de los lados de una calle, fuerzan a los vehículos a hacer eslalon entre cada extensión. Estas instalaciones son llamadas chicanes. Estas funcionan mejor con carriles estrechos para prevenir que los vehículos tomen atajos. Pequeños separadores de carril pueden también colocarse en intervalos dentro de las chicanes para prevenir que los vehículos entre a los carriles de diferente dirección.

Similar a los carriles estrechos y estrechamientos, las esquinas también pueden ser modificadas en las intersecciones para crear radios cerrado para los vehículos. Esto fuerza a los vehículos a disminuir la velocidad para evitar atravesar las curvas o perder el control. Las esquinas cerradas, sin embargo, pueden ser difíciles de navegar para vehículos largos y/o tráileres.

¿Cómo los bolardos mejoran los ajustes de carriles? Los bolardos ofrecen elementos de visión claros que alertan a los conductores de cambios en los patrones de los carriles. Los bolardos están diseñados para estar a una altura ideal para la visibilidad del conductor mientras preservan campos de visión seguros y líneas de visión largas. Los bolardos pueden también ser instalados con refuerzo de seguridad para resistir impactos vehiculares, lo cual asegura protección para los peatones y cualquier otro elemento de valor en la calle.

Los bolardos flexibles pueden ser usados en conjunto con las marcas en carriles estrechos. Ellos mantienen la ventaja de visibilidad de un bolardo tradicional, pero también evitarán el daño—a bolardos, vehículos y el pavimento circundante—en caso de colisión.

Las glorietas y las rotondas

Rotonda con estructura y plantas
Las glorietas disminuyen la velocidad de los vehículos sin forzar una parada completa al movimiento del tráfico.

Las glorietas y las rotondas son islas redondas instaladas en el medio de una intersección para prevenir el tráfico en línea recta. Ellas promueven un flujo constante pero regulado—minimizando los patrones de arranque-pare de una intersección tradicional. En términos de diseño físico, las glorietas no requieren semáforos (aunque una señalización apropiada es importante). Los carriles de entrada pueden ser instalados para guiar el tráfico hacia la glorieta.

Típicamente, las glorietas tienen un solo carril, y raramente más de dos, para prevenir confusión entre los conductores. Las rotondas son diseñadas con perímetros inclinados para reducir la obstrucción de vehículos de emergencia y buses grandes.

Las glorietas pueden ser instaladas para acomodar un rango de escenarios de tráfico y vecindarios—aunque, a menos que haya disponible espacio significativo, ellas deberían ser evitadas en calles arteriales de alto tráfico. Para las intersecciones de tráfico lento con espacio disponible, las glorietas pueden acomodar el cruce peatonal y otras características armonizadoras como estatuas, fuentes y jardines comunales.

Cómo los bolardos pueden mejorar las glorietas: Las glorietas con frecuencia tienen instalaciones de arte público y paisajismo. Los bolardos pueden ofrecer diseños estéticos complementarios mientras también protegen a los activos comunitarios. Para las glorietas con tráfico peatonal constante, los bolardos protegen a los peatones al prevenir el acceso vehicular.

Separadores y bulevares

Bulevar cubierto de hierba entre carriles opuestos
Los separadores dividen los carriles de diferentes direcciones, reduciendo el ancho de la vía y previniendo giros en U ilegales.

Los separadores y los bulevares ocupan áreas medias a lo largo de las vías, separando carriles opuestos de tráfico en diferente dirección. Ellos pueden ser usados para reducir el ancho de los carriles y son típicamente más baratos de instalar que las aceras existentes.

Los separadores también pueden proveer un refugio para peatones en medio de vías concurridas y de múltiples carriles, y ofrecen una barrera natural para prevenir que los conductores hagan giros en U. los separadores pueden ser instalados con vayas para prevenir que los peatones crucen hacia áreas inseguras. Como muchas otras estructuras del manejo del tráfico, los separadores pueden ser embellecidos con jardines y otro follaje, o amoblado con armonizadores y arte citadino. Como parte de un plan de manejo de tráfico más grande, los separadores pueden también restringir la dirección del tráfico en intersecciones.

Cómo pueden los bolardos mejorar los separadores: Los separadores ofrecen oportunidades excelentes para regular el tráfico de vehículos y peatones. Los bolardos manejan el flujo peatonal cuando se usan en combinación con barreras continuas como bayas o elementos de paisaje densos—diseñando pasajes seguros para los peatones mientras previenen el acceso vehicular.

Desviadores

Desviador vial con señal de no pase
Los desviadores de tráfico pueden restringir el tráfico, creando vías de sentido único.

Los desviadores son barreras físicas usadas para redirigir el tráfico—las cuales pueden ser especialmente útiles en áreas residenciales. Similar a otras barreras estructurales, los desviadores pueden ser diseñadas para acomodar el paso para peatones y ciclistas, y pueden incorporar aspectos decorativos como follaje, iluminación y otros accesorios para el sitio. Los desviadores crean disrupciones significativas al flujo del tráfico, y deberían ser utilizadas como parte de un plan de manejo del tráfico más completo. Sin una planificación adecuada, los desviadores pueden causar exceso en el tráfico hacia áreas cercanas y puede afectar los tiempos de respuesta para los vehículos de emergencia.

Hay un rango de tipos de desviadores que pueden ser utilizados para diferentes configuraciones, las cuales son típicamente instaladas en o alrededor de las intersecciones.

  • Las barreras diagonales pueden ser instaladas para atravesar intersecciones para crear dos calles desconectadas que se alejan la una de la otra.
  • Los Semi-desviadores restringen el flujo del tráfico en una dirección, típicamente bloqueando el acceso vial desde vías arteriales hacia áreas residenciales.
  • Los desviadores completos completamente bloquean el acceso entre vías arteriales y vecindarios más tranquilos—con frecuencia usando calles sin salida para permitir que los vehículos giren en calles aisladas.

Cómo pueden los bolardos mejorar los desviadores: Los desviadores con frecuencia conectan o extienden áreas peatonales. Ellos son especialmente útiles en áreas residenciales con altas cantidades de tráfico peatonal. Los bolardos ayudan a asegurar carreteras efectivas para los patones mientras refuerzan las barreras vehiculares. Busca diseños únicos para asegurar que la estética complemente el carácter de los vecindarios circundantes.

Desviaciones verticales y tratamientos de superficies

Auto azul conduciendo sobre reductor de velocidad
Los reductores de velocidad crean desviaciones verticales para la moderación del tráfico.

La desviación vertical incluye todas las formas de resaltos, topes, cojines berlineses, y paso peatonal elevado. Como otras formas de moderación del tráfico, los desviadores verticales ofrecen una imposición pasiva. Ellos crean una incomodidad visual y física para los conductores, fomentando que disminuyan la velocidad a una velocidad apropiada. Los conductores que ignoren estas desviaciones se arriesgan a incomodidad severa y daño potencial para sus vehículos.

La forma y tamaño de los desviadores afectan la velocidad de los vehículos. Los resaltos grandes con inclinaciones bruscas son más disruptivos, mientras que resaltos pequeños con desviaciones más superficiales son menos intrusivas. Los reductores de velocidad son típicamente la intervención más intrusiva para los vehículos, mientras los topes, cojines berlineses y los pasos peatonales elevados crean menores disrupciones. Las desviaciones pueden ser formadas usando concreto o asfalto, pero los productos preformados y atornillados también están disponibles para una instalación fácil y consistente.

Los tratamientos de superficies también pueden disminuir la velocidad de los vehículos. Las bandas rugosas son intervenciones comunes que ofrecen claves táctiles, fomentando a los conductores a reducir las velocidades para evitar vibraciones significativas. Ellas también proveen claves visuales, las cuales pueden ser utilizadas para identificar pasos peatonales. Los tratamientos de superficies pueden ser instalados en serie a través de las superficies viales para disminuir la velocidad vehículos sobre un área grande, o para alertar a los conductores que entran a un área sensible. Las bandas rugosas prefabricadas pueden ser instaladas en el pavimento, pero varias formas de empedrados y pavimentados también son comunes.

Cómo los bolardos mejoran las desviaciones verticales y los tratamientos de superficies: Los bolardos pueden ser usados para prevenir que los vehículos rodeen las obstrucciones, y para identificarlos mejor para los conductores. Los tratamientos de superficies son ideales en áreas alrededor de pasos peatonales, donde los bolardos pueden identificar y proteger a las áreas de espera de peatones—especialmente alrededor de extensiones de curvas.

Bolardos de tráfico

Como una compañía que se especializa en amoblados de sitios exteriores, creemos que los bolardos tienen un fuerte rol que jugar en complementar mucho de los diseños de tráfico más comunes y efectivos. Aparte de mejorar la seguridad, los bolardos están diseñados para regular las interacciones entre vehículos, patones y otras formas de tráfico.

Un rango de estilos de bolardos están disponibles para complementar las calles circundantes y los diseños de edificios—ofreciendo un mejor sentido de identidad para los residentes locales y visitantes comerciales.

Sources

Image Credits

  • Roads aren’t always designed for multiple users: Joiseyshowaa, CC BY-SA 2.0, via Flickr
  • Curb extensions in a residential neighborhood: Richard Drdul, CC BY 2.0, via WikiCommons
  • Chicanes force vehicles to slalom around obstacles: Richard Drdul, CC BY 2.0, via WikiCommons
  • Sharp turns force vehicles to reduce speed: Richard Drdul, CC BY 2.0, via WikiCommons
  • Traffic circles often feature prominent design elements: Averette, CC BY 3.0, via WikiCommons
  • Medians separate divide oncoming lanes: Nyttend, Public Doman, via WikiCommons
  • Partial road diverter with bike lane: Richard Drdul, CC BY 2.0, WikiCommons