Una Guía para el Espacio entre Bolardos

Ver versión in English
en français

Espacio adecuado entre bolardos para un rango de aplicaciones

Fila de bolardos frente al edificio
Los estándares de espaciado de bolardos varían dependiendo de la función del bolardo.

Ya sea para calmar el tráfico, proteger activos o crear perímetros visuales alrededor de monumentos, los bolardos son postes funcionales y decorativos usados en entornos cotidianos. Los bolardos vienen en una amplia variedad de estilos, desde el brillante acero inoxidable hasta el tradicional hierro fundido, o pueden tener un acabado con un vibrante recubrimiento en polvo para añadir un toque de color.

Los bolardos pueden ser resistentes a alto o bajo impacto. Algunos están pensados para resistir a los vehículos, mientras que otros no son abrasivos, se doblan ante el impacto y funcionan sólo como barreras visuales. Los bolardos sirven para proteger a los peatones y a la infraestructura, así como para controlar el flujo de tráfico. Cada uno de estos bolardos tienen propósitos muy importantes y diferentes. Y como tal, la planeación del lugar, el espaciado y los métodos de instalación también difieren. Vea esta guía para determinar rápidamente prácticas de instalación recomendadas y el espaciado para aplicaciones comunes de bolardos.

Tipos de Instalaciones de Bolardos

Las aplicaciones de bolardos son versátiles y pueden ser fijas o desmontables, de alto o bajo impacto. Existen algunos métodos de instalación comunes para aplicaciones de bolardos en entornos comerciales e industriales. La primera consideración es si el bolardo será fijo y permanente, o usado para cambiar el control de acceso. Depende del instalador seleccionar el mejor método dependiendo de los requerimientos del bolardo.

Soportes fijos, con capacidad de choque o de alto impacto

Los bolardos a prueba de choques o de seguridad hechos de acero y concreto se instalan para proteger contra el impacto de los vehículos. Los bolardos a prueba de choques han sido probados para confirmar su nivel de potencia de frenado cuando se instalan según las instrucciones. La resistencia de impacto de los bolardos de seguridad depende de la instalación y el sustrato local. Ambos tipos se incrustan profundamente en el sustrato de concreto para convertirse en dispositivos robustos y fijos. Sobre estos postes de seguridad pueden colocarse cubiertas decorativas para mejorar la estética. Sin embargo, la cubierta de bolardo por sí misma no agregará al nivel de impacto de resistencia proporcionado. Para la seguridad de edificios y protección de peatones en áreas vulnerables al tráfico vehicular, esta instalación es una de las más confiables.

Soportes fijos de bajo impacto

Para instalar permanentemente bolardos en concreto nuevo o existente se utilizan elementos de montaje como varillas roscadas, anclajes de fundición o anclajes de concreto. Los bolardos pueden ser también directamente incrustados en concreto nuevo. Cuando se instalan aplicaciones de bolardos usando estos métodos, son principalmente decorativas, creando barreras visuales alrededor de paisajes o monumentos. No tienen funciones de seguridad y tienen poca resistencia al impacto.

Montajes de superficie fijos

Los montajes en superficie utilizan pernos y anclajes de concreto para fijar los bolardos en el concreto existente. Para este método no es necesario cavar o verter concreto. Aunque esta instalación no ofrece mucha protección contra impactos, son útiles para ayudar a proteger el inventario de carritos y otros vehículos sin motor en espacios de almacenes y tiendas de comestibles.  Este método de instalación también funciona bien para los bolardos usados para marcar perímetros, como separar carriles en un estacionamiento o marcar el final de un puesto de estacionamiento.

Soportes desmontables

Al usar soportes desmontables, los bolardos se pueden remover temporalmente para permitir acceso. Los bolardos desmontables son instalados usando montajes especiales en concreto nuevo o existente. Se utilizan pasadores y candados para fijar los bolardos a estos soportes. Sin embargo, este método de instalación ofrece poca resistencia a los impactos. Los bolardos desmontables son una forma excelente de impedir y permitir el acceso de vehículos a determinadas carreteras o espacios para eventos. Su adaptabilidad es también una excelente opción para áreas que necesitan un incremento en la seguridad durante horas no hábiles como la entrada del área de carga de un almacén o un parque público.

Espacio entre Bolardos

Otro aspecto esencial en la planeación del sitio para bolardos es el espacio entre estos. Muy frecuentemente los bolardos se instalan en una fila para una mayor conciencia visual y para vigilar un perímetro más amplio. En estos casos, ¿qué tan lejos tienen que estar entre sí y de la orilla de la acera? ¿Cómo afecta el espacio entre bolardos su integridad? Lea para aprender como los requerimientos del lugar impactan directamente el espacio entre bolardos.

Protección de la fachada o edificio

Los bolardos resistentes al impacto se recomiendan frecuentemente cuanto se trata de proteger fachadas o escaparates valiosos y las personas dentro de ellas. Los bolardos de seguridad de tubo de acero se utilizan con frecuencia; sin embargo, debido a su aspecto tosco, se utilizan cubiertas de bolardos decorativos en la parte superior para añadir características de diseño atractivas. Pueden combinarse con el diseño arquitectónico de un edificio o con el esquema de color corporativo. A la hora de planificar el lugar,  hay que examinar la velocidad y la congestión del tráfico, así como la orientación del edificio.

Distancia recomendada entre bolardos

En las áreas donde se espera un frecuente tráfico peatonal, considere la Ley de Estadounidenses con Discapacidades al planear el lugar. Debe existir un espacio adecuado entre los postes de bolardos para todos los peatones, incluyendo aquellos en sillas de ruedas y motorizadas.

Mantenga por lo menos 3 pies entre cada poste y en caso de algunos diseños de bolardos acanalados o solares, asegúrese que la distancia se mida desde la saliente más lejana del bolardo. Sin embargo, no exceda de 5 pies entre cada poste, o se verá comprometida la capacidad del bolardo de proteger contra un carro.

Bolardos a lo largo del frente de la tienda
Mantener entre 3 y 5 pies entre postes para permitir el acceso de peatones pero disuadir la intrusión de vehículos

Seguridad en campus y en suelo escolar

Los bolardos son una manera efectiva de marcar el fin del tráfico vehicular y el inicio de áreas solamente peatonales dentro del suelo escolar y campus. Pueden colocarse en áreas del autobús escolar, lugares de recogida de los padres, alrededor de la entrada de la escuela, o al final de una larga escalera.  Esto también incrementa la seguridad del campus ya que no se les permitirá la entrada a vehículos sospechosos. Al usar bolardos desmontables se permitirá el paso temporal de vehículos de servicio, de reparto o de emergencia, mientras se prohíbe la entrada no autorizada. Para hacer la vida más fácil a los estudiantes y profesores que van en bicicleta al campus, considere el uso de bolardos para bicicletas.

Espacio recomendado entre bolardos

Las áreas con tráfico peatonal deben seguir los estándares de espacio entre bolardos de 3 a 5 pies entre cada poste. Los carriles y pasos de bomberos deben permitir el acceso de los vehículos de emergencia. Utilice el mismo formato de espacio entre bolardos para bicicletas que para los bolardos normales. Al medir, asegúrese de hacerlo entre la extensión más lejana de los brazos de bloqueo para bicicletas.

Bolardos de bicicletas en el campus escolar
Coloque los bolardos para bicicletas a una distancia de 3 a 5 pies, midiendo desde la extensión más lejana de los brazos de bloqueo para bicicletas.

Seguridad en aceras y reducción del tráfico

Los bolardos en la calle son parte de una estrategia para calmar el tráfico que incrementa la seguridad en la conducción. En los pasos peatonales y las aceras, proporcionan señales visuales a los conductores de que el borde de la acera está cerca y forman una barrera física entre los peatones y el tráfico de vehículos. También son útiles en los camellones y las extensiones de los bordes de las aceras, que reducen la distancia de paso de los peatones y les permiten ver mejor a los vehículos que se acercan.

Espacio recomendado entre bolardos

De manera ideal, los bolardos deben ser colocados a 1.5 pies de la parte posterior de la acera en las zonas donde se permite estacionar los coches. De este modo se deja espacio para que las puertas del lado del pasajero se abran y los pasajeros puedan entrar y salir. Si no se permite estacionar a los coches en el área donde los bolardos van a ser colocados, los bolardos pueden ser instalados inmediatamente adyacentes a la acera. La distancia entre bolardos debe ser entre 3 y 5 pies, suficiente para permitir el tráfico peatonal y acceso de silla de ruedas, pero lo suficientemente cerca para evitar la entrada de un vehículo. Tenga siempre en cuenta los códigos y ordenanzas locales.

Fila de bolardos a lo largo de la acera
Los bolardos deben ser instalados a 1.5 pies de la parte trasera de la acera en áreas en donde se pueden estacionar vehículos

Protección de Activos

Use bolardos de protección de activos al proteger cajas eléctricas u otros servicios públicos. Esto mantendrá a los vehículos a una distancia segura y también disuadirá a las personas de vagar en el área o alterarla. Estos prácticos bolardos también son útiles en los espacios de los almacenes o supermercados para evitar que los carros y los vehículos de transferencia choquen con el inventario. El objetivo principal es impedir el tráfico peatonal, los vehículos lentos y los vehículos sin motor, como carritos y carriolas. Los bolardos de acero inoxidable cepillado pueden utilizarse en entornos comerciales para adaptarse a la estética moderna, o bien optar por llamativos colores con recubrimiento en polvo en zonas como los almacenes, donde la visibilidad es primordial.

Espacio recomendado entre bolardos

Al proteger servicios públicos que no requieren la salida de peatones, el espacio entre bolardos puede ser menor si se desea. Si se instala en propiedad privada puede existir más flexibilidad al colocarlos. Tenga siempre en cuenta los códigos locales y acceso de emergencia al planear la instalación de bolardos. La cantidad y velocidad de los vehículos que circulen por la zona también influirán en la planificación del lugar. Si el tráfico es agresivo la separación de los bolardos puede ser menor y más cerca de los servicios públicos que están protegiendo. Al juntar más los bolardos o conectarlos con barras transversales, creerán una barrera más fuerte.

Bolardos protegiendo servicios públicos
El espacio entre bolardos es flexible al proteger servicios públicos- puede dejar menos espacio entre ellos para crear una barrera más fuerte

Resaltar la Arquitectura y el Paisaje

Los bolardos decorativos pueden ser usados como acentos arquitectónicos y para definir perímetros que son meramente visuales. Señalizan las áreas para disuadir de la entrada, y lo hacen de forma que mejoren la infraestructura circundante. Estos bolardos pueden ser conectados también con cadenas para reforzar más la barrera. Las cadenas también proporcionan un valor estético, especialmente al colocarlos alrededor de hitos históricos, esculturas o paisajes arreglados.

Espacio recomendado entre bolardos

Los bolardos que protegen monumentos y esculturas pueden estar más espaciados, ya que no es necesario tener en cuenta el tráfico peatonal – la meta es evitar que los peatones invadan el área. La protección de monumentos y espacios verdes frecuentemente ocurre en espacios públicos, así que en la planeación del lugar debe considerarse la necesidad de varios vehículos de emergencia y asegurarse de que no bloqueen pasillos o carriles de acceso a un incendio.

Bolardos decorativos con cadenas alrededor de un jardín
Los bolardos decorativos con cadenas pueden espaciarse más ya que su objetivo es evitar la intrusión de los peatones.

Seguridad en Muelles de Carga

Los muelles de carga son el lugar donde los contenedores se encuentran con la zona de carga de un almacén para realizar movimientos de inventario. Los camiones deben retroceder en los muelles de carga de manera que la entrada del muelle y la abertura de la plataforma del camión se alineen. Esto puede poner el exterior de un edificio en riesgo de ser golpeado accidentalmente ya que el camión puede retroceder demasiado. Los bolardos pueden marcar la anchura de la entrada del muelle, aumentando la conciencia del espacio en los conductores y facilitándoles la alineación del camión. 

Los bolardos desmontables también permiten controlar el acceso a los muelles de carga. Cuando los muelles de carga no se utilizan durante un periodo de tiempo, los bolardos desmontables pueden colocarse para proteger la entrada del muelle. Esto evita los asaltos con embestidas de camiones o vehículos no autorizados, un método de robo de inventario en el almacén que consiste en atravesar la entrada. Durante las horas de funcionamiento, estos versátiles bolardos pueden retirarse fácilmente.

Espacio recomendado entre bolardos

Los bolardos pueden ser espaciados a la discreción del planeador del almacén. Típicamente, las bahías estándar de EUA tienen placas de parachoques con una dimensión exterior de aproximadamente 8 pies, que coincide con la anchura exterior de la mayoría de los contenedores de transporte. Se recomienda una brecha de 6 pies en cada lado del muelle de carga, lo que resulta en un espacio de 9 pies entre bolardos.

Bolardos protegiendo muelle de almacén
En la mayoría de los muelles de carga de Estados Unidos, los bolardos pueden colocarse a cada lado del muelle de carga con una distancia de 9 pies entre ellos.

Protección de ciclistas y delimitación de carriles

Para los ciclistas, los carriles marcados en el camino no son frecuentemente suficientes para mantenerlos seguros. No hay nada que evite que los motoristas crucen al carril de bicicletas al realizar una vuelta a la derecha o que los usen como carriles de estacionamiento. La delimitación de carriles obliga a los conductores a estar conscientes de compartir el camino con los ciclistas y permanecer en sus carriles.

Los bolardos flexibles tienen un perfil alto y pueden estar envueltos con cinta reflectante, para que su visibilidad sea clara para los conductores, aún durante clima lluvioso o en la oscuridad. El duradero material de poliuretano permite a los bolardos flexibles doblarse al ser impactados y retornar a su forma original de inmediato. No dañan los vehículos, pero crean conciencia para el motorista y el ciclista.

Espacio recomendado entre bolardos

Se recomienda espaciar los bolardos flexibles 50 pies en secciones rectas del camino. En áreas  en donde existen curvas o en las intersecciones, los ciclistas tienen más riesgo. En estas áreas los bolardos deben ser instalados cada 5 pies.

Delimitadores flexibles de bolardos que marcan los carriles para bicicletas
Las secciones curvas del camino presentan riesgos más altos para ciclistas y requieren de bolardos cada 5 pies

Seguridad en el Estacionamiento

Los bolardos flexibles pueden ayudar a guiar el tráfico en áreas congestionadas como los estacionamientos que luchan para encontrar un flujo de tráfico eficiente. Un control de tráfico adecuado en las entradas y salidas de los estacionamientos alivia el caos que puede llevar a los accidentes. Los bolardos flexibles ofrecen una demarcación clara y separan los carriles de entrada y salida, limitando la probabilidad de que los carros entren en los carriles equivocados. También pueden ser usados para marcar el final de un lugar estacionamiento, evitando que los conductores den marcha atrás contra una pared. Su altura y color destacan en los entornos de los estacionamientos donde existen muchas distracciones. Los bolardos de estacionamiento también pueden proteger la infraestructura, como las  máquinas expendedoras de boletos y las cabinas de los agentes.

Espacio recomendado entre bolardos

Los bolardos usados para delimitar carriles en los estacionamientos no requieren de salida de peatones, así que el espaciado puede ser más ajustado si así se desea. El planeador del lugar puede tomar la decisión adecuada basada en los requerimientos y seguridad del lugar. Si usa bolardos para identificar un cruce peatonal en un estacionamiento, la distancia entre bolardos debe ser entre 3 y 5 pies. Esto crea suficiente espacio para los peatones y acceso para las sillas de ruedas, pero no permitirá que pasen los vehículos.

Para los bolardos utilizados para marcar el final de lugares de estacionamiento, típicamente se instalan 2 bolardos para cada lugar. Deben ser centrados de acuerdo con el ancho del lugar de estacionamiento y espaciados de 4.5 a 5 pies.

Bolardos al final de lugar de estacionamiento
Para marcar el final de un lugar de estacionamiento, instale dos bolardos con una separación de entre 4.5 y 5 pies

Eventos Especiales y Cambiando las Necesidades de Acceso

Algunos bolardos son temporales, solo se requieren para ciertos eventos o para controlar el acceso a espacios multiuso. Las vías de accesos, plazas, espacios para eventos y las vías restringidas son ejemplos de zonas que pueden acordonarse cuando sea necesario. Otros espacios al aire libre pueden estar abiertos al publico en horarios regulares, pero necesitan ser restringidos fuera de las horas de trabajo o de la temporada. Los bolardos desmontables o retráctiles pueden desmontarse en menos de unos minutos, lo que permite una seguridad perimetral temporal.

Espacio recomendado entre bolardos

En espacios públicos multiuso, el flujo de peatones sin problemas es una prioridad. Se debe tomar esto en cuenta en la planeación del lugar, así como la Ley de Estadounidenses con Discapacidades y los códigos de construcción locales. Así como en otros espacios públicos con el tráfico peatonal, los bolardos desmontables deben mantener un mínimo de 3 a 5 pies entre cada poste, midiendo desde el saliente más lejano del bolardo.

Bolardos desmontables en espacio para eventos
En espacios públicos multiusos, instale bolardos desmontables con una distancia de 3 a 5 pies para permitir el acceso peatonal y de silla de ruedas

Puntos de Partida para la Planificación de Lugares de Bolardos

Los bolardos son una solución práctica para crear espacios urbanos más seguros en donde los peatones, ciclistas y motoristas puedan existir en armonía. Una variedad de opciones de instalación les dan a los bolardos un sentido de utilidad y adaptabilidad para cambiar espacios. El espacio entre los bolardos es tan importante como el método de instalación y tiene efectos significativos en la funcionalidad, así como en la accesibilidad de peatones. Los bolardos que no siguen los estándares de espacio pueden estar infringiendo leyes y ordenanzas locales y pueden ser removidos. Es esencial que los planeadores e instaladores revisen la normativa local y los requisitos del lugar, así como el resultado deseado de la propia aplicación del bolardo.